Un miércoles cualquiera

diciembre 21, 2009

Estaba jugando con mi pene cuando sonó el teléfono. Era mi amigo Javier para que fuéramos a lo de Omar. La verdad es que no tenía mucho ánimo, ya que llevaba cuatro días sin cagar y estaba un poco triste. Pero que más da, veamos qué pasa –  me dije – y acepté la invitación. Cuando corté el teléfono, miré mi pene y había respondido, así que no pude desaprovechar esa oportunidad. Me masturbé,  me limpié con la polera y con el culo desnudo caminé al baño para darme una reponedora ducha. De cagar, nada.

Eran alrededor de las 21:00 hrs. cuando llegué a donde el bueno de Omar, compramos mucha cerveza y  algunas botellas de pisco. Creo que sólo tomé pisco (con Coca-Cola) y hablamos las mismas irrelevancias de siempre, nos reímos como siempre y nos tiramos pedos como siempre. Luego nos fuimos a un barzucho, no me acuerdo mucho del camino, sólo recuerdo que Omar eruptó muy fuerte dentro del taxi; un trueno, una explosión desde  lo más adentro de su ser. Del bar recuerdo menos.  Lo único que recuerdo con cierta nitidez es  que en un momento estaba solo y me pidieron que saliera del local, era la hora del cierre.  Al salir me sentí extremadamente mal, mi estómago reclamaba y sentía que todo daba vueltas. Me apoyé en una muralla y vomité, estoy seguro que más de lo que había tomado. Vomité y vomité. Quedé sin fuerzas. No podía mantenerme en pie, y a pesar de que intenté caminar hasta mi casa, no lo logré, así que tuve que dormir en un pequeño parque. Desperté con el sonido de los autos y con el intenso sol pegando en mi cara. Me di cuenta que me había cagado, parecía que tenía una tonelada de mierda en mis pantalones. Me levanté y esbocé una sonrisa de satisfacción… ¡Esta sí que es vida!

Anuncios

La farra del lunes, el memorioso

agosto 6, 2009

He aquí un lunes cualquiera en la vida de un amigo de caca y amor.

Helios

Por Helios Lara López.


Pequeñas diferencias

mayo 26, 2009

Unisex_Toilett

Ella: ¿qué vamos a hacer hoy?

Él: no sé tú pero yo tengo pichanga con mis amigos y no sé si me queden ganas de hacer algo.

Ella: ¿otra vez?!!! No sé qué tanto le ven a esa famosa pelotita…

Él: no saco nada con explicarte por que no entenderías.

Ella: ¿y acaso tú me entiendes a mí?

Él: trato…

Ella: no, porque si me entendieras harías un sacrificio y dejarías de lado los partidos por estar conmigo.

Él: pero si paso prácticamente todo el día contigo, hacemos todo juntos, hasta al baño venimos juntos…

Ella: porque no tienes nada más que hacer…

Él: no seas injusta, sabes que no es por eso. A todo esto, ¿me pasas el confort?

Ella: toma…

Él: gracias…

Ella: …bueno ya, está bien, no voy a hacer problemas. Debo reconocer que anoche te portaste un siete y el carrete estuvo buenísimo.

Él: uffffffff………. Así veo…