Horas y minutos de color azul

Era un lunes de mayo del 93, harto frío, harta humedad y harta lluvia (cuando llovía claro está), tenía unos nueve años y no quería ir al colegio, había pasado el fin de semana cagando caldo y por mas pastillas de carbón no pasaba nada.

-Hijo esta servido el desayuno… Eran las 7:20 de la mañana y ahí supe que estaba frito. Me vestí (y no me bañé porque los niños no se bañan por la mañana), me lavé la cara, los dientes, me puse los lentes y a la cocina. /Sonaba el puto matinal del 7 con sus horas y minutos color azul/ Leche con café… Mi vieja estaba embarazada y antes de irme me despedí de mi hermano que estaba por nacer…. –Chao hermanito.

El camino a la escuela fue normal, por esos años el pasaje no estaba asfaltado y había que tener cuidado de no meter los Jarman a alguna poza, el suelo era de ripio y parecía arena de playa mojada, la mañana estaba oscura, las nubes muy cerradas, el aire un poco dulce y tibio y la luz naranja de los postes ayudaba un poco a la atmósfera.

Pasé por la casa de Don Antonio, me ladró el perro de la señora Yola y miré por la pandereta de la casa de mi tía Tere.

La entrada al colegio fue de rutina, el portón azul, los apoderados, los profes, los compañeros y la voz del profe de turno.

-Buenos días alumnos.

-Buenos días profesor.

-Formación, tomen distancia- (y todos los wevetas tocándole el hombro derecho al weón que tenían delante).

-Vamos a entonar nuestro Himno Patrio- (no es mas fácil decir canción nacional?).

/Puro chile es tu cielo azulado/puras brisas te cruzan también/ Y tu campo de flores bordaaaado……/

Y sentía q me daban ganas de cagar.

/Duuuulllce patriaaaaa recibe los votos/…Con que shiiiiile sus haras juró/

Y me estaba cagando y estaba petrificado.

/O el asilo contra la opresión, o el asilo contra la opresión/

En ese momento tuve un lapsus, un bullet time pa ponerle color, donde veía a todos moverse, el profesor dando las instrucciones de irse a las salas y yo helado sintiendo como el caldo de mierda me salía del poto y corría por mis cachetes, muslos, pantorrillas y finalmente paraba en mis calcetines.

Todos seguían moviéndose, parece q se iba a poner a llover en cualquier minuto y yo petrificado (me movía y más me cagaba). Hasta que me encontré solo en el patio, silencioso, de ripio, mojado y helado, no había una sola alma y yo tenía dos opciones, o me iba a la sala a contarle al profesor o  me saltaba el muro que daba a la calle Fernández Concha y me iba corriendo a mi casa… Opté por la segunda, hecho un peo (literalmente) me salté la reja de un metro setenta y corrí a mi casa (no mucho porque hasta mi casa es una cuadra).

En la puerta comprobé que el caldo llegaba hasta mis Jarman y se decoloraba y escurría gracias a las gotas de lluvia que empezaban a caer. Segundos después entré llorando a la cocina y le conté a mi mamá, me desvestí y a la ducha, bien seco, pijama y a la cama, un tecito con azúcar quemada, unas gotitas y a ver el matinal.

Fue la primera y última vez que me cagué.

Anuncios

7 Responses to Horas y minutos de color azul

  1. cucurullo dice:

    Wena negro. Y es verdad los niños chicos no se bañan por la mañana.
    También una vez me cagué, pasé piola, tiré los short y los calzoncillos arriba del techo y listoco.

  2. amorycaca dice:

    Impeque

  3. Jaier dice:

    La única vez que me cagué (la única desde que tengo memoria) fue como un sueño o lo recuerdo como si estuviera soñando: estaba en la casa de una tía y como necesitaba privacidad me fui al jardín. Las rosas eran más altas que yo, el refugio perfecto para que mi cuerpo se manifestara, un refugio de pasto y pétalos, más bien un infierno en el que me quedé escondido de la verguenza y la humillación, a mis tres años ya sabía que hacerce caca estaba mal.
    Después mi mamá me encontró y lo que vino después se me olvidó. Creo que es mi primer recuerdo.

  4. Carlan-gasss dice:

    Wena omarecho. Ta muy buena la historia, mmuy detallada me encanto jajaja se lo he mandado a muchos compañeros…todos cagados de la risa xDD, excelente esa parte de chao hrnito snif snif =D
    Nos vemos viejo

    chaus!!

  5. María José dice:

    Sobre el comentario de Javier, no se si era post, uno de sus poemas o un cuento para niños. Me metí de pura copuchenta en todo caso, todo porque este niñito me habló de la página, del amor y de la caca, que por lo demás nunca los había relacionado hasta que leí la combinación perfecta que le dieron ustedes y hoy me hace sentido jaja.

    De la historia, si divertida, pero eso del caldo que salía por el popín (poto de niño) me dio guácala 😛 jaja

    ya, no tengo más que hacer por estos lados, me siento una infiltrada.
    saludos,

    La Jóse!

  6. Carmen Gloria dice:

    MARAVILLOSO…
    literal a morirsh… como debe ser una historia que contenga caca en su redacción!! daaaaaaa… obvio!!
    me imagino los minutos eternos que pasaron mientras cantaban el himno… y ahora… ¿cuando escuchas nuestra canción patria piensas en caca?…
    buenísimo omar… de verdad que me acordé de nuestras conversas de surullos y lulos varios…

  7. kuqu dice:

    Javier es un poeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: