Vapor

abril 28, 2009

tn_gas-attack-light2_cut-down2

Un amigo tuvo la ocurrencia (más bién la necesidad) de descargar de su cuerpo los restos de la borrachera de la noche anterior. Este gentil personaje llevaba poco tiempo en su primer trabajo, así que eso sumado a la noción que tenía del poder de sus propias emanaciones fueron razones más que suficientes para descartar el sanitario de su oficina. Como el edificio de su compañía quedaba relativamente cerca de mi departamento, no tardó más de quince minutos en estar sentado en el WC de mi baño. Dado que sus proporciones son de temer, no es difícil deducir que esa criatura debió ser monumental (él mismo se encargó de confirmarlo no sin una cuota de orgullo) y prefiero no imaginar su cara de alivio al momento de la concepción.

Bueno, resulta que precisamente ese día (en pleno verano) habían anunciado un corte de agua que el bueno de mi amigo, que ya se había emancipado del departamento, no tenía razón de saber. Como el corte afectaba sólo a las cañerías de agua fría, la brillante solución de mi compadre fue hacer que la evidencia se fuera o más bien se disolviera con la fuerza y la corrosión del agua caliente de la ducha. Se imaginarán el vapor resultante de aquel experimento, una humareda poderosa y pestilente que se expandió por todo el departamento cruzando incluso las paredes hasta los ascensores. Algunos residentes llegaron a temer un ataque con gas sarín.

Por mucho que trate de olvidar es en vano, hasta el día de hoy el vapor aparece en mis peores pesadillas, una bruma radioactiva que lo impregna todo y que permanece para siempre como un habitante más del departamento 65.


Un niño que se comió un cuchuflí

abril 24, 2009

caca_de_caballo


Amor pasajero

abril 24, 2009

metro

Ayer vi una niña tan linda en el metro que me enamoré. LLegué a mi casa, me eché dos pajas y me desenamoré.

¿Es así el amor?


Caca de perro

abril 22, 2009

perro_caca

¿Quién se acuerda de la escena de Jurassik Park cuando la heroína (que era veterinaria de dinosaurios) revisaba una montaña de caca? La mina metía la mano (con una bolsa de plástico en ella) en la mierda y no sé como descubría la enfermedad que tenía la mamá Triceratops. Una imagen sublime y memorable para un pendejo de diez años como yo, me quedó grabada en la retina incluso más que la del Tiranosaurio Rex comiéndose al loco que estaba cagando mientras se escondía.

El mismo día que vimos la película con algunos amigos (en el cine Rex de Llo-Lleo) nos devolvimos caminando por la calzada o paseo que va en medio de Barros Luco (para algunos una plaza larga…), corriendo y pegándonos y cayéndonos. La cosa es que cuando me fui a dar una vuelta de carnero en el pasto, mi mano derecha se apoyó en una montañita de caca, no de dinosaurio sino que de perro… Pese a las dimensiones evidentemente más pequeñas de nuestros queridísimos kiltros respecto de las de un Ornitópodo, este zurullo se las traía y mi mano quedó hundida completamente, cubierta de una sustancia oscura y espesa que por lo fresca debía haber sido depositada no más de dos horas atrás.

Gracias a la envidiable impudicia de un menesteroso can, puedo decir con fundamento que cuando chico jugaba con caca.



Horas y minutos de color azul

abril 13, 2009

Era un lunes de mayo del 93, harto frío, harta humedad y harta lluvia (cuando llovía claro está), tenía unos nueve años y no quería ir al colegio, había pasado el fin de semana cagando caldo y por mas pastillas de carbón no pasaba nada.

-Hijo esta servido el desayuno… Eran las 7:20 de la mañana y ahí supe que estaba frito. Me vestí (y no me bañé porque los niños no se bañan por la mañana), me lavé la cara, los dientes, me puse los lentes y a la cocina. /Sonaba el puto matinal del 7 con sus horas y minutos color azul/ Leche con café… Mi vieja estaba embarazada y antes de irme me despedí de mi hermano que estaba por nacer…. –Chao hermanito.

El camino a la escuela fue normal, por esos años el pasaje no estaba asfaltado y había que tener cuidado de no meter los Jarman a alguna poza, el suelo era de ripio y parecía arena de playa mojada, la mañana estaba oscura, las nubes muy cerradas, el aire un poco dulce y tibio y la luz naranja de los postes ayudaba un poco a la atmósfera.

Pasé por la casa de Don Antonio, me ladró el perro de la señora Yola y miré por la pandereta de la casa de mi tía Tere.

La entrada al colegio fue de rutina, el portón azul, los apoderados, los profes, los compañeros y la voz del profe de turno.

-Buenos días alumnos.

-Buenos días profesor.

-Formación, tomen distancia- (y todos los wevetas tocándole el hombro derecho al weón que tenían delante).

-Vamos a entonar nuestro Himno Patrio- (no es mas fácil decir canción nacional?).

/Puro chile es tu cielo azulado/puras brisas te cruzan también/ Y tu campo de flores bordaaaado……/

Y sentía q me daban ganas de cagar.

/Duuuulllce patriaaaaa recibe los votos/…Con que shiiiiile sus haras juró/

Y me estaba cagando y estaba petrificado.

/O el asilo contra la opresión, o el asilo contra la opresión/

En ese momento tuve un lapsus, un bullet time pa ponerle color, donde veía a todos moverse, el profesor dando las instrucciones de irse a las salas y yo helado sintiendo como el caldo de mierda me salía del poto y corría por mis cachetes, muslos, pantorrillas y finalmente paraba en mis calcetines.

Todos seguían moviéndose, parece q se iba a poner a llover en cualquier minuto y yo petrificado (me movía y más me cagaba). Hasta que me encontré solo en el patio, silencioso, de ripio, mojado y helado, no había una sola alma y yo tenía dos opciones, o me iba a la sala a contarle al profesor o  me saltaba el muro que daba a la calle Fernández Concha y me iba corriendo a mi casa… Opté por la segunda, hecho un peo (literalmente) me salté la reja de un metro setenta y corrí a mi casa (no mucho porque hasta mi casa es una cuadra).

En la puerta comprobé que el caldo llegaba hasta mis Jarman y se decoloraba y escurría gracias a las gotas de lluvia que empezaban a caer. Segundos después entré llorando a la cocina y le conté a mi mamá, me desvestí y a la ducha, bien seco, pijama y a la cama, un tecito con azúcar quemada, unas gotitas y a ver el matinal.

Fue la primera y última vez que me cagué.


Amor y Caca/hablemos caca

abril 10, 2009

caca-redonda1

El equipo creador  trató de tomar dos temas fundamentales en la vida de todo ser que habita nuestro planeta, el amor (sí porque las piedras viven y tb aman) y la caca, entiéndase materia fecal, bosta de caballo, mojón o mierda (faltó dios pero dios = caca). La importancia de ambos radica en que nos hacen gozar y sufrir, inspirar y exalar y vienen desde lo más profundo de nuestra esencia de alma y tripas, es decir .. no podemos vivir sin cagar y sin amar.

Los invitamos a hablar contingencia mojoniana, caquística y lulona.

Atentamente,

El equipo.